Dos turistas de nacionalidad belga y neerlandesa murieron, este domingo, tras ser aplastados por un elefante al que intentaban fotografiar en el Parque Nacional de las Cataratas Victoria, situado en el sur de Zambia, cerca de la frontera con Zimbabue.

De acuerdo con el portavoz de la Policía de Zambia, Danny Mwale,  las víctimas son una mujer belga de 57 años y un hombre neerlandés de 63,  Agregó que ambos se acercaron demasiado al animal pues querían lograr las fotografías.

Del mismo modo, explicó que las identidades de las víctimas no serán hechas públicas hasta que sus familiares no sean informados. La impactante nota fue reseñada por el diario zambiano ‘Lusaka Times’.

Este incidente sucede tan solo semanas después de la muerte de un guardia de seguridad tras ser pisoteado por un elefante cuando se dirigía a su puesto de trabajo en Livingstone, la ciudad más cercana al citado parque nacional. El tema de la seguridad en los parques zoológicos y safaris vuelve a ser tema de debate en el mundo con este suceso que ha conmocionado no solo a Zambia sino a la comunidad internacional.

A pesar del tamaño de estos animales, cuyos ejemplares machos pueden alcanzar en la edad adulta cuatro metros de altura y siete toneladas de peso, pueden alcanzar una velocidad máxima de 40 kilómetros por hora. El velocista y medallista olímpico Usain Bolt, uno de los hombres más rápidos del mundo, puede alcanzar velocidades máximas de unos 45 kilómetros por hora.

Es común que turistas, llevados por la adrenalina del momento, se salten las normas de seguridad lo que puede traer consecuencias graves.  En el incidente de hace varios días, Ashok Bharti, de 54 años, sufrió el ataque del animal, al intentar sacarse una selfie con el paquidermo.  Representantes del parque ubicado en Zambia no han emitido declaraciones sobre este último suceso.

 

 (Noticia con información de www.europapress.es / laraz0n.com / www.epais.com)