Nicola Sturgeon, ministra principal de Escocia, dio a conocer que emprenderá este fin de semana una nueva ruta hacia la independencia, una apuesta que trae riesgos políticos personales y que podría agravar las tensiones con el gobierno británico sobre el Brexit.

Este fin de semana, el Partido Nacional Escocés (SNP en sus siglas en inglés),debatirá en una conferencia anual de dos días cómo perseguir su objetivo de independizarse mientras Reino Unido se esfuerza por acordar los términos para abandonar la Unión Europea.

Los escoceses votaron mayoritariamente por permanecer en la UE en el referéndum de 2016 cuando el conjunto de los británicos se decantaron por el Brexit, pero Sturgeon no ha podido sacar provecho de esta divergencia para lograr un respaldo para el proceso de independencia en Escocia.

“Nuestra conferencia… marca el comienzo de un nuevo capítulo en el camino de Escocia hacia la independencia”, dijo a los delegados en el folleto de la conferencia que comenzó este viernes en Aberdeen.

Sturgeon, que también es líder del SNP, había dicho que decidirá si busca un nuevo referéndum de independencia una vez que se haya decidido el nuevo acuerdo comercial de Reino Unido con la UE.

Sin embargo, una encuesta de YouGov publicada el viernes en The Times mostró que solo el 40 por ciento de los escoceses quieren otro referéndum.

Los estudios reflejan que el apoyo a la independencia ha cambiado poco desde 2014, cuando el 55 por ciento de los votantes optó por el “no”.

Y el año pasado, Sturgeon se vio obligada a dar un paso atrás en el proceso de promover un nuevo referéndum, cuando la primera ministra británica, Theresa May, dijo que “ahora no es el momento”. El parlamento de Westminster tiene que aprobar cualquier voto de independencia para que sea legalmente vinculante.

Poco después, el SNP perdió un tercio de sus escaños en Westminster en unas elecciones anticipadas, lo que generó dudas sobre la estrategia de Sturgeon.

Noticia con información de: investing.com