El distrito de Nechells, en Birmingham (Reino Unido), está en estado de shock, debido a que un niño de siete años fue hallado muerto este domingo frente a su casa tras sufrir una posible hipotermia que le habría desencadenado un paro cardíaco.

Según informan los medios británicos, el pequeño, Hakeem Hussain, habría estado durante horas en la calle soportando temperaturas muy bajas.

Su madre, Laura Heath, de 35 años y su tío abuelo, Timothy Busk, de 56 han sido arrestados en un primer momento, aunque más tarde han quedado en libertad como investigados hasta que se aclaren los hechos. A ella se la acusa de abandono y a él de posible maltrato, según explica el Daily Mail.

 El cuerpo del pequeño fue encontrado en parada cardiorrespiratoria y nada se pudo hacer por salvarle la vida. “Dos ambulancias y un médico se desplazaron hasta el lugar y encontraron a un niño en paro cardíaco. Lamentablemente, no se pudo hacer nada por él, sólo confirmar su muerte”, explicaba el servicio de emergencias de West Midlands.“Un hombre y una mujer fueron detenidos bajo sospecha de maltrato deliberado. Ambos han sido liberados bajo investigación mientras continúan las pesquisas”, ha explicado un portavoz de la policía de West Midlands.

Su muerte ha destrozado a la familia.

La policía ha explicado que no puede especular sobre la causa de la muerte. Un vecino relató que el niño de siete años se había mudado a la propiedad en el área de Nechells con su madre solo dos semanas atrás.