Sarah Mullally se convirtió en la primera mujer obispo de Londres, pasando a ser la tercera persona más importante de la Iglesia Anglicana de Inglaterra.

En la catedral de San Pablo, con ocasión del día internacional de las enfermeras, Sarah Mullally, exenfermera, asumió el cargo.

 Durante su sermón, habló de los desafíos que enfrenta Londres, como los ataques con cuchillo, e hizo alusión a los abusos sexuales históricos dentro de la Iglesia. 

Debemos trabajar para combatir la violencia y el crimen que han llevado a las madres a limpiar la sangre de sus hijos de nuestras aceras”, declaró.

La mujer respetó toda la tradición y tocó tres veces a la puerta del Gran Oeste de la catedral con su bastón pastoral.

Las mujeres pueden ser ordenadas sacerdote en Inglaterra desde 1992, por lo cual representan un tercio del clero y fue en el 2014 que la ordenación de mujeres obispo se aprobó por la iglesia anglicana.

La primera mujer obispo fue ordenada en enero de 2015 durante una histórica ceremonia en la catedral de York.

La iglesia de Inglaterra fue fundada por Enrique VIII en 1534. Se considera que en la actualidad el 40% de las personas que viven en Inglaterra pertenecen a ella. 

Noticia con información de: diariocorreo.pe