Novak Djokovic sumó un nuevo hito a su impresionante carrera y logró lo que ningún tenista logró antes. Porque al superar por 6-4 y 6-4 a Roger Federer en la final de Cincinnati, conquistó el único Masters 1.000 que le faltaba y se transformó en el primer jugador en la historia en gritar campeón en los nueve torneos de esa categoría que forman parte del circuito.

A Roger Federer le faltan dos Master 1000 para completar los nueve (Montecarlo y Roma) y a Rafael Nadal le restan tres

De paso ratificó, tras varios tropezones en los primeros meses de 2018 –con una operación en el codo derecho a principios de febrero incluida- y un festejo en Wimbledon que lo llenó de confianza, que está definitivamente de vuelta en su mejor nivel y en condiciones para pelear otra vez por los primeros puestos del ranking y los torneos más importantes. Justo cuando el último Grand Slam de la temporada está a la vuelta de la esquina.

Y como para hacer más dulce el festejo, gracias a los 1.000 puntos que se llevó de Cincinnati se trepará al sexto lugar del ranking (estaba décimo el lunes pasado) y quedará a un paso -y sólo 170 unidades- del top 5. Un escenario más que prometedor de cara a Flushing Meadows, adonde no jugó el año pasado y no defiende puntos.

El serbio, que sumó su 70ª corona y la 31ª en esta categoría, estuvo implacable ante un Federer más errático que de costumbre. El suizo mostró algunas dudas con su servicio desde el arranque del partido y el serbio no perdonó.

 

Aunque sorprenda, ni Federer ni Rafael Nadal -dos de los más grandes de todos los tiempos- completaron el álbum de figuritas de los trofeos que siguen en importancia a los Grand Slams.

Al suizo le faltan Montecarlo y Roma, certamen que nunca pudo ganar por culpa del casi único responsable de sus pocas frustraciones tenísticas: el manacorí. A Rafa, máximo ganador de Masters 1000 de la historia (33 títulos), le quedan por conquistar Miami, Shanghai y París. Claro, en la suma pesan bastante los increíbles 11 que ganó allí donde está la deuda de Roger.

Más allá de esas “cuentas pendientes”, ellos dos pueden jactarse de ser dueños de varios records. Roger es el máximo campeón de Grand Slams (20), mientras que Rafa es el rey de los Masters 1000. Pero Nole -sólo Nole- puede decir que es el primero en ganar absolutamente todos los trofeos de ambas categorías.

Con información de www.clarin.com