El nuevo talento del boxeo en Reino Unido Jonathan Curay, acaba de unirse al grupo de Embajadores de la Fundación Cusme Charity, para apoyar la labor que hace esta importante organización por los jóvenes en territorio británico.

Curay se integró a Cusme Charity porque asegura que existe mucha necesidad de que este tipo de organizaciones, se aboquen a prestar toda la ayuda posible a mejorar la calidad de vida de los jóvenes, sobre todo de aquellos que corren peligro de caer en vicios y pandillas. “Quiero ayudar a la generación más joven y a cualquier persona necesitada para que puedan tener una mejor vida”.

Foto: Cortesía – Curay junto a Paul Robinson, ambos embajadores de Cusme Charity

Cusme Charity

We #invest our time on people that want to be #Successful
We only ask 100% #HardWork #Dedication

#Like #Share and #Tag a friend

Posted by Cusme Charity on miércoles, 29 de noviembre de 2017

Video: Cusme Charity – Jonatha Curay, nuevo embajador de Cusme Charity

Jonathan boxeó recientemente en Kings Cross,  Londres, ésta fue su primera pelea teniendo a Paul Robinson (Embajador de Cusme Charity), junto a él y representando también a la Fundación. Esa noche, tuvo la oportunidad de combatir contra un oponente desconocido, siendo lo más importante de ese encuentro, a su juicio, “la gran experiencia, la victoria, y que también me premiaron con una medalla”.

En el ring le fue muy bien, y para él lo más bonito ha sido el apoyo que ha recibido por parte de su familia y amigos, además de su entrenador.

Hoy en día, Curay forma parte del equipo de boxeo en la Universidad de Kingston, y durante el próximo mes de enero, estará compitiendo en el Campeonato Mundial de Universidades y “espero traer la medalla de oro a casa”, destacó.

Foto: Cortesía – Jonathan durante la pelea en Londres

Por otro lado, este joven púgil, sostiene que trata de equilibrar su rutina diaria entre sus estudios y el boxeo, “entreno cinco días a la semana después de mis estudios, y a veces antes también”. Igualmente, explica que entrena con Robinson en el gimnasio “cuando estoy libre y siempre voy corriendo por la noche antes de acostarme. También entreno 3 días en mi universidad ya que me estoy preparando para el torneo de enero”.

De igual  manera, señala que cada vez que tiene tiempo busca entrenarse, porque está “muy ansioso” para conseguir una medalla de oro, pues “esto me ayudaría a ser conocido en el boxeo prematuro y con la esperanza de que en el futuro sea otro prospecto joven en el boxeo”.

A los jóvenes que, como él, están buscando hacerse un nombre en el pugilismo, les envía este mensaje: “pongan todo su esfuerzo en su entrenamiento, que tengan una disciplina, háganlo también porque aman el deporte, sigan adelante incluso cuando sientan que han fallado y nunca se rindan hasta que hayan alcanzado su objetivo”.