Desde hace varias semanas, Rhydypandy, una localidad de Gales, Reino Unido, vive un total caos, debido a que un rebaño de ovejas se ha dedicado a pastar en un campo de marihuana, y han tenido los mismos síntomas que los seres humanos, produciendo en estos animales cuadros psicóticos, que han desembocado en la destrucción de varias viviendas del pueblo.

Ante la incómoda e irregular situación, el alcalde del municipio, Ioan Richard, se ha visto desbordado con cientos de quejar de los habitantes del lugar, por lo que se ha visto en la necesidad de solicitar ayuda a las autoridades estatales.

Richard aseguró que las ovejas habían estado deambulando por el campo generando pánico entre los habitantes. “Hay un rebaño de ovejas rondando por el pueblo y molestando a los vecinos, se introdujeron en los jardines, e incluso, entraron en un bungalow dejando restos orgánicos en una cama”, declaró.

El cannabis que se consumieron las ovejas forma parte de una plantación abandonada de marihuana. Los ovinos circulan descontroladas por el pueblo y los alrededores. Hasta el punto que varias han sido atropelladas en la carretera, al ser deslumbradas por los focos de los coches, en plena noche.

Otras, incluso, han llegado a entrar en las viviendas de algún vecino.

Un lugareño dijo a los medios: “Aún no puedo creer lo que nos pasó, estaba en la cama con mi mujer y de repente se apareció una oveja en la habitación que se llevaba todo por delante. Por suerte logré dominarla y logré sacarla fuera de la vivienda”.

Noticia con información de: www.cronica.com.py y 2001.com.ve