El padre de la actriz Meghan Markle no la acompañará hasta el altar de la capilla de San Jorge el próximo sábado 19 durante su boda con el príncipe Harry. Así lo ha confirmado Thomas Markle, el progenitor de la futura duquesa de Sussex, al portal ‘TMZ’.

Una decisión repentina que tiene lugar tras desvelarse que éste pactó con un fotógrafo la realización de unas fotografías de él tomándose medidas para hacerse un traje a medida o buscando en Internet imágenes de su hija y el nieto de la reina Isabel II, en un locutorio de Rosarito (México), donde reside. Markle dice a ‘TMZ’ que con el pactado robado no quería hacerle daño a Meghan ni a la familia real británica.

Markle relata que lo hizo porque los ‘paparazzi’ siempre le sorprendían en circunstancias poco favorables, como cuando iba a comprar cerveza o paseaba desaliñado por el barrio, y que pensó que unas fotografías más amables de él ayudarían a reconstruir su imagen.

Mantiene que desde que su hija comenzó a salir con el príncipe Harry le han ofrecido entre 50,000 y 100,000 dólares por entrevista. Y siempre los ha rechazado. Hasta que se le acercó esta agencia que le ofreció dinero y, a tan sólo unos días de la boda, dijo que sí. Eso sí, según él, nunca ha percibido una cantidad cercana a los 100,000 dólares con la que se ha especulado durante las últimas horas en algunos medios internacionales.

A su vez, Thomas sufrió un ataque al corazón hace seis días, pero salió del hospital para poder asistir a la boda. Ahora ha decidido no ir porque no quiere avergonzar a la familia real ni a su hija.

 

 Noticia con información de: www.elmundo.es