Este martes los habitantes de Houston han entrado en pánico luego que se conociera que un sensor ha detectado en derrame de agua en la principal presa de la ciudad, esto a consecuencia del paso de Harvey. 

Las fuertes inundaciones a consecuencia de la tormenta tropical Harvey en Houston (Texas, EE.UU.), han dejado al menos 10 muertos y más de 1.000 personas que aún esperan ser rescatadas. Las autoridades calculan que cerca de 30.000 personas resultaron damnificadas y dos aeropuertos de la zona se encuentran cerrados. 

En el marco de la situación de emergencia en Texas, el presidente Donald Trump y su esposa Melania se han desplazado a la zona afectada por el desastre. 

Trump lleva días comentando en Twitter el hecho de que esta tormenta haya batido récords y parece ver en Harvey una oportunidad como presidente. “Quiero que lo hagamos mejor que nunca antes”, dijo en TexasQuiero que esto se vea dentro de cinco o diez años como la forma de hacer las cosas. Esto ha sido de una proporción épica. Nadie ha visto nunca nada como esto”. 

La cuarta ciudad de Estados Unidos era este martes un gran lago sobre el que más de cinco millones de personas trataban de salvar lo que podían de sus vidas. Grandes áreas de Houston, Texas, permanecían inundadas tras cuatro días de lluvia incesante, que puede continuar durante al menos dos días más, según las previsiones. 

El martes se desbordaron dos embalses y se rompió una presa. Más de 30.000 personas han tenido que abandonar sus hogares por inundaciones. 

Semanas, incluso meses podría tardar el agua en salir de las casas más cercanas a los embalses de Houston y sus suburbios. Será una recuperación de largo aliento.  

Jeff Lindner, director del Control de Inundaciones del Condado de Harris (área de Houston), preveía el lunes que los embalses alcanzarían su nivel máximo hacia final de la semana. “Para que el agua comience a bajar y lograr sacarla completamente de las casas llevará varias semanas”, dijo. “Las casas más bajas estarán hasta un mes inundadas. Cuanto más cerca están de la presa, más abajo están. Esas son las áreas que recibirán más inundación y donde el agua llegará a los niveles más altos”, explicó. 

Esta era la situación al noroeste de Houston, donde se ordenó la evacuación de seis barrios.  

Noticias con información de: www.mdzol.com, www.elpais.com