El Papa Francisco pidió a los obispos italianos esta semana que investiguen con mucho detenimiento a los candidatos al sacerdocio y rechacen a cualquier persona que sospechen que pueda ser homosexual, informaron medios locales.

“Vigilen las admisiones a los seminarios, mantengan los ojos abiertos”, indicó el Papa, según el servicio Vaticano Insider del periódico La Stampa.

El Vaticano no respondió a los pedidos de comentarios sobre las declaraciones, que Vatican Insider e Il Messaggero dijeron que se hicieron en una reunión a puerta cerrada el lunes.

El encuentro de Francisco con los obispos italianos se produjo al menos un día después de que un chileno que sufrió abusos sexuales por parte del clero citó al Papa diciéndole en una conversación privada que Dios lo había hecho gay y lo amaba de esa manera.

El Vaticano se negó a comentar sobre el informe que provocó especulaciones de la prensa de que Francisco está suavizando la postura de la Iglesia sobre la homosexualidad. El Papa condenó previamente la homosexualidad como un desorden inmoral si se practica activamente.

En un documento de 2005, publicado durante el papado de Benedicto XVI, el Vaticano dijo que la Iglesia podía admitir en el sacerdocio a aquellos que claramente habían superado las tendencias homosexuales durante al menos tres años.

Pero dijo que quienes tienen tendencias homosexuales “profundamente arraigadas” y aquellos que apoyan una cultura gay deberían ser excluidos.

Los reportes de comentarios a los obispos podrían apaciguar a los conservadores que se han alarmado por la forma en que Francisco ha cambiado drásticamente el lenguaje que la Iglesia ha usado sobre la homosexualidad desde su elección en 2013.

 

(Con información de elcomercio.pe/ Efe)