715,000 euros es la cifra con la que el sábado 12 de mayo se vendió el Lamborghini ofrecido al Papa, superando todas las expectativas, pues su valor en un principio fue estimado entre 250,000 y 350,000 euros. Se trata de un modelo único de la gama Huracán, y que además cuenta con la firma del Pontífice en el capó.

La subasta del papamóvil más rápido de la historia, se llevó a cabo en la casa Sothebys durante el RM Sothebys en el Foro Grimaldi de Montecarlo. El deportivo fue donado al Papa por Automobili Lamborghini el 27 de noviembre del año pasado.

Los 715,000 euros irán destinados a Ayuda a la Iglesia Necesitada para apoyar la Reconstrucción de la Llanura de Nínive en Irak y a los cristianos que se encuentran en el lugar, quienes recibirán el 70% del importe.

El otro 30% será repartido equitativamente entre la organización italiana “Amigos de la República Centroafricana”, el Grupo Internacional de Cirujanos Amigos de la Mano (GICAM) y el “Papa Comunitario Juan XXIII”, una asociación italiana que ayuda a mujeres víctimas de la violencia, trata de personas y prostitución.

No se trata de la primera vez que los “Papas” reciben un regalo material costoso y con el que se les abre una oportunidad para recaudar fondos para la caridad, pues hace tres años, Benedicto XVI recibió una moto Harley Davidson con la que recaudó tras su venta 46,000 euros y en 2014 otra Harley Davidson, en esta ocasión donada al Papa Francisco, que se vendió por 242,000 euros.

El ‘Lambo’ del Papa ha sido adjudicado a una compañía española de alquiler de vehículos de lujo, Rent Car Deluxe, que opera principalmente en el Levante y las Baleares.

 

Noticia con información de: Ecclesia Digital  y  El Mundo