Este martes 29 de octubre, el Parlamento británico aprobado el adelanto electoral  propuesto por el primer ministro, Boris Johnson, para celebrar elecciones el 12 de diciembre. 

Con 438 votos a favor y 20 votos en contra, los diputados han dado su visto bueno al proyecto de ley de Johnson en una sesión exprés que ha tramitado la legislación en apenas siete horas. Ahora deberá pasar a la Cámara de los Lores, que previsiblemente darán luz verde a la convocatoria a lo largo de la semana.

El cambio de opinión del Partido Laborista, que ha decidido respaldar los comicios una vez confirmada la prórroga del Brexit, ha sido definitivo para aprobar una opción rechazada hace menos de 24 horas a pesar de que ha intentado -sin éxito- enmendar la ley modificando la fecha de la convocatoria al 9 de diciembre o ampliando la votación a los menores de 16 y 17 años y los ciudadanos comunitarios.

Los británicos acudirán a las urnas en diciembre por primera vez en casi 100 años -las elecciones suelen celebrarse el primer jueves de mayo-, en busca de una nueva aritmética parlamentaria que desbloquee un  divorcio que sigue en el aire tres años y medios después del referéndum.

La sombra de unas elecciones anticipadas sobrevolaba el ambiente desde la elección de Boris Johnson como sustituto de Theresa May en julio. El líder conservador había perdido la capacidad de gobierno en el último mes tras las dimisiones y expulsiones en el Partido Conservador, por lo que buscará recuperar una mayoría que le facilite la ratificación de su acuerdo del Brexit.

Hasta ahora, los diputados se habían centrado en impedir que el ferviente defensor de la ruptura con la UE condujese al país a un divorcio sin acuerdo el 31 de octubre. Sorteado este obstáculo, la guerra parlamentaria que ha aplazado el divorcio más de 10 meses se traslada ahora a los ciudadanos, que volverán a pronunciarse dos años después de las elecciones en las que May perdió la mayoría con un Parlamento colgado que le impidió pasar a la historia como la primera ministra que consumó el divorcio.

Agencias