Existen muchas leyendas sobre quién era San Patricio, pero la que más común es que fue un romano del Reino Unido, esclavizado y enviado a Irlanda. Una vez en la isla y libre, se convirtió al catolicismo, se hizo cura (se cree que fue entonces cuando se rebautizó Patricius, derivado de figura paterna en latín) y se dedicó a predicar la religión entre los paganos irlandeses.

Murió en el siglo V, un 17 de marzo, pero fue en 1631 cuando la iglesia católica irlandesa declaró el día de su muerte como festivo para honrar la memoria de su evangelizador y patrón.

En principio, era una fiesta religiosa más, algo tranquilo y relajado. Pero como caía en mitad de la Cuaresma, la propia Iglesia animó aque fuera un día en el que poder saltarse la abstinencia. En 1720 declaró que “estaba fuera de control” y nunca más se volvió a controlar. No solo en Irlanda, sino en todos aquellos lugares del mundo en los que los irlandeses emigraron, San Patricio se celebra juntándose con amigos bebiendo, comiendo y riendo.

¿Por qué hay que vestirse de verde?

Porque el verde es el color oficial de Irlanda, aunque no siempre fue así. De hecho, San Patricio se asoció con el color azul hasta la rebelión irlandesa contra los británicos en 1798. Aquel día, los británicos vestían rojo y los irlandeses eligieron su opuesto, el verde, y se levantaron cantando ‘The wearing of the green’. En Estados Unidos, por ejemplo, algunas fuentes se teñirán de verde este sábado.

¿Y por qué un trébol de tres hojas?

El trébol verde de tres hojas (no cuatro) ha estado asociado a San Patricio casi desde que la iglesia católica irlandesa empezó a festejarlo y considerarlo su patrón. Las tres hojas representaban la Santísima Trinidad y no hacía daño que ya antes el trébol de tres hojas fuera considerado como un símbolo de buena suerte. Y como encima es verde, mejor.

Lo bueno de esta fiesta es que es fácil de celebrar: siguiendo la tradición y sin ofender, simplemente se puede llevar un detalle de color verde y beberte unas cervezas con amigos en el pub irlandés más cercano. Los hay en todas las grandes ciudades.

Noticia con información de: www.elperiodico.com