El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, recibirá el 28 de junio en Quito al vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, en el marco de una gira que Pence realiza por la región.

Ecuador buscará avanzar en un acuerdo comercial y en temas de seguridad con Estados Unidos durante la visita oficial del vicepresidente Mike Pence prevista para el jueves.

El canciller de Ecuador, José Valencia, dijo a la red de televisión Ecuavisa que “hay varios puntos que tenemos que concretar y discutir… esta visita es una oportunidad para que, por ejemplo en temas comerciales, avancemos hasta la búsqueda de un mecanismo, de una forma de relacionarnos que sea más estable”.

Durante el gobierno de Rafael Correa (2007-2017) Ecuador rechazó y descalificó los acuerdos comerciales, especialmente con Estados Unidos.

“Creemos que una relación con Estados Unidos también en temas de cooperación en defensa es positiva, es bienvenida”, dijo Valencia. Agregó que cualquier acuerdo se debe cristalizar “siempre con respeto a nuestras normas, a las leyes que nos rigen a nosotros, a la política de defensa y de seguridad que tiene el Estado ecuatoriano”.

Pence tiene previsto llegar la tarde del miércoles a Ecuador. En la noche acudirá a una recepción ofrecida por el presidente Lenín Moreno, con quien al siguiente día mantendrá un encuentro oficial. Al mediodía abandonará la capital ecuatoriana.

Washington destacó que en esta gira Pence también abordará la preocupación de su gobierno ante la situación de Venezuela.

Ecuador ha comenzado a distanciarse del presidente venezolano Nicolás Maduro pero decepcionó a Washington cuando se abstuvo en una reciente votación en la Organización de Estados Americanos sobre una resolución que podría desencadenar un proceso de suspensión de Venezuela de ese organismo.

Después de su paso por el país andino el vicepresidente estadounidense visitará Guatemala para reunirse con los afectados por una erupción volcánica y analizar una posible ayuda.

Estados Unidos ya ha impuesto sanciones a Venezuela, pero el gobierno del presidente Donald Trump espera persuadir a Brasil y a otros países de la región para que aumenten la presión sobre el gobierno de Maduro.

Maduro ganó un segundo mandato de seis años en mayo en una elección boicoteada por los principales partidos de la oposición y ampliamente criticada por Estados Unidos y otros gobiernos.

Noticia con información de: www.voanoticias.com y www.sputniknews.com