Este jueves 18 de enero, muchas personas se sorprendieron al ver al príncipe William llegar, durante su visita al Hospital para Niños Evelina London, con su cabeza rapada, y es que apenas hace un par de días lo vimos junto a Kate Middleton con su look de siempre.

No es un tema nuevo el hecho de que el nieto de la reina Isabel II comenzó a perder su pelo desde finales de sus 20 y, conforme han pasado los años, se ha hecho más evidente que continúa perdiendo más y más.

Parece que ahora el príncipe, de 35 años, ha querido probar con un nuevo estilo y asumir que su pelo ya nunca lucirá como antes. Es la primera vez, al menos en público, que aparece con este look que sin duda ha llamado la atención.
De hecho William siempre se ha mostrado relajado sobre su “problema” de calvicie y fue en septiembre pasado cuando comentó durante un evento en el que había un estilista: “No tengo mucho pelo, no puedo darte mucho trabajo”.

No es el único que ha bromeado sobre el tema, pues la propia Kate comentó en 2014 cuando se fueron de tour a Australia, una mujer contó la anécdota: “El príncipe estaba interesado en la alpaca, y cuando se las mostré, la princesa dijo que él debería ponérsela en la cabeza”, según recuerda, las palabras fueron: “La necesitas más que yo”, señalando a su cabeza y riendo.

Y claro que su hermano, el príncipe Harry, también aprovechó una oportunidad en 2012 para “burlarse” de su hermano pues dijo: “Creo que él es definitivamente más inteligente que yo, pero eso lo demostramos en la escuela… al igual que su calvicie”, pero William no se quedó callado y le contestó: “Eso es mucho viniendo de un pelirrojo”.

Sin embargo, parece que el mismo Harry también está padeciendo de calvicie pues aunque de frente luce con pelo abundante, es en la coronilla donde ha perdido pelo y en las fotos que le toman de espaldas es cuando se hace más evidente.

Noticia con información de: www.quien.com