Bernard Giudicelli, presidente de la Federación Francesa de Tenis, declaró que el traje posparto que la tenista estadounidense Serena Williams usó este año en el torneo Roland Garros estará prohibido en el Abierto de Francia.

La vuelta de una mamá reciente a sus actividades habituales siempre implica un reacomodamiento. Más aún para una deportista de alto rendimiento y, como en el caso de Serena, que pasó por una situación delicada.

El traje especial ayudó a Serena Williams a tener controladas las secuelas de su parto y a sentirse más cómoda con su cambio físico

“Empezó con una embolia pulmonar y, por la tos que me provocó, se generó un hematoma en el abdomen. Eso me llevó a estar las primeras seis semanas de vida de mi hija en cama“, explicó a CNN.

En una entrevista para la edición número 500 de la revista Tennis Magazine, Giudicelli sostuvo que dicho vestuario “ya no será aceptado”, pues “hay que respetar el juego y el lugar”, en referencia a los códigos de vestimenta tradicionales del deporte, que indican que los jugadores deben estar de blanco.

Indicó que el Abierto de Francia está introduciendo un código de vestimenta para regular los uniformes de los jugadores, según reportó AP.

Williams estrenó ese traje en el Abierto de Francia este año, unos meses después de que naciera su hija. El vestuario, que se asemeja a los de las historietas, fue diseñado para prevenir coágulos de sangre, y la deportista confesó entonces que la hacía sentir como una “superheroína” y la ayudó a tener controladas las secuelas de su problema y sentirse más cómoda con su cambio físico.

Serena Williams fue la atleta con mayores ingresos en 2018, sumando su tercer año consecutivo en lo más alto del ranking de Forbes, de acuerdo a la lista anual que  estuvo dominada por tenistas.

Con información de www.actualidad.rt.com y www.clarin.com