Apenas cinco semanas nos separan del inicio del mayor espectáculo del fútbol a nivel mundial. El próximo 14 de junio arrancará el Mundial Fifa 2018 y los ojos del mundo estarán puestos en Rusia, que camina sobre hielo delgado con la tarea de organizar un evento de altura. Argentina ha querido poner de su parte para evitar focos de violencia y enviará información a los anfitriones de sus ‘hinchas’ más radicales para que no los dejen entrar a los estadios, según adelantó de forma exclusiva la agencia Reuters.

El país sudamericano enviará miembros de sus fuerzas de orden público, además de los datos de unos 3.000 barrasbravas, quienes tendrían antecedentes por participar en hechos violentos en Argentina.

El control también se extenderá a las aerolíneas y servicios migratorios, pero el último filtro –en los estadios- será el más estricto. “Pensamos que los barras van a viajar igual a Rusia, pero no van a poder entrar a las canchas”, explicó Juan Manuel Lugones, secretario ejecutivo de la agencia de prevención de la violencia en el deporte de la provincia de Buenos Aires, a Reuters.

Argentina, que cayó goleada en su último partido de preparación ante España, se ubica en el séptimo lugar entre los países que compraron más entradas para el Mundial, con 44.882 localidades, de acuerdo a los informes de la FIFA.

Con información de Reuters