La crisis que atraviesa el sector del acero británico, llevó este miércoles a cientos de trabajadores de la industria a marchar en Londres, debido a la preocupación que existe por el futuro de la multinacional Tata, que cerrará sus operaciones en el Reino Unido si no encuentra comprador.

La protesta de estos empleados, que hacen vida en distintas fábricas siderúrgicas de la nación, se lleva a cabo al tiempo que el titular británico de Empresas, Sajid Javid, y el ministro principal de Gales, Carwyn Jones, han viajado a Mumbai a reunirse con directivos de la citada empresa india.

Por su parte, el primer ministro británico, David Cameron, prometió hoy, desde Japón, donde se encuentra en el marco de la cumbre del G7, abordar en ese encuentro con otros líderes europeos la crisis de la industria del Acero en ese continente.

Con respecto al futuro de Tata en territorio británico, Cameron aseguró que desde el Gobierno continuarán “trabajando a fin de lograr una buena solución” para la fábrica que tiene la multinacional en el sur de Gales, pero admitió que no puede garantizar que se vaya a encontrar un comprador.

“El proceso de ventas está en marcha, ha habido un número alentador de empresas serias y de ofertas”, dijo.

Según el primer ministro, el Ejecutivo hará “todo lo posible para que haya una conclusión exitosa” al futuro de la empresa, pese a que recalcó que no existen “garantías”.

La multinacional india puso a la venta el pasado 11 de abril sus activos en el Reino Unido y, desde entonces, el gerente de su negocio británico Strip Products, Stuart Wilkie, está estudiando comprar la compañía junto con los trabajadores.

También el Gobierno británico se plantea asumir una participación máxima del 25 % en la siderúrgica Tata Steel UK a fin de ayudar a que se venda a un nuevo propietario.

Se calcula que el cierre de la compañía pondría en peligro unos 40.000 empleos en el Reino Unido, 15.000 directos y unos 25.000 en la cadena de suministros.

Con la marcha que realizan hoy en la capital británica, los trabajadores del sector pretenden añadir presión sobre la multinacional india y sobre el Gobierno de Londres.

Durante la marcha, la secretaria general del sindicato TUC, Frances O’Grady, lamentó que los bajos precios del acero que ofrece China está “destruyendo” la industria del metal en el Reino Unido.

Noticia con información de: www.eleconomista.es