Al menos 28 mineros se encuentran desaparecidos en lo que podría ser la peor masacre vista en Venezuela en los últimos años, según han reseñado varios medios del país en torno a este misterioso caso que mantiene consternados a los habitantes de este país de América del Sur.

El hecho ocurrió la semana pasada en una región de Venezuela llamada Tumeremo, del estado Bolívar, uno de los principales estados en cuanto a explotación minera se refiere.

La denuncia fue realizada por los familiares de las víctimas desaparecidas y fue desmentida casi de inmediato por el Gobernador del Estado Bolívar, reseñándose por varios medios adeptos al régimen de Nicolás Maduro, como “Masacre Virtual”.

Mineros-cusme

Un diputado de la Asamblea Nacional de Venezuela, Américo de Grazia, se hizo eco de la denuncia en apoyo a los familiares, debido a que el gobierno nacional, presuntamente, pretendió desconocer el hecho y difundir la matriz de opinión de que la masacre era falsa.

Familiares de los 28 desaparecidos protestaron enérgicamente exigiendo respuestas por parte de las autoridades competentes y fue así que sumado a la presión del diputado Grazia, el gobernador de Bolívar finalmente reconoció lo ocurrido y se ordenó una investigación a cargo de El Ministerio Público a través de dos fiscales, Merving Ortega y Marcos Hernández, que tendrán la tarea de investigar la presunta masacre.

Bolívar-Cusme

La incertidumbre sigue en Venezuela en torno al caso, los familiares de los 28 desaparecidos, han responsabilizado a la banda de “El Topo”, un delincuente, que según las autoridades del país se encuentra tras las rejas desde el año 2015, sin embargo su banda de criminales, continúa activa e impune.

Yoli Fermín, esposa de uno de los hombres desaparecidos en la presunta masacre de la mina en el estado Bolívar, comentó en declaraciones realizadas en el periódico El Nacional que las autoridades han hecho poco por el caso.

“Lo que hicieron fue pasearnos. Íbamos a la mina nuevo Callao, pero no llegamos. No quisieron revisar los fundos ni preguntar a los mototaxistas, nos dijeron que cuando llegáramos aquí dijéramos que habían llegado hasta la mina. Yo sé que mi esposo va a regresar sano y salvo a casa y si no es así por lo menos que regresen los cuerpos para que descansen”, declaró Fermín.

Y en relación a las responsabilidades del hecho Fermín  enfatizó, “Aquí el Cicpc (Cuerpo de Investigaciones Civiles Penales y Criminalísticas) no sirve para nada, el Sebin (Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional) tampoco, ellos los acompañaron para la matazón de nuestros familiares”.

Noticia con información de: www.el-nacional.com

Foto: www.el-nacional.com