Este martes, el aeropuerto Ciudad de Londres, situado en el este de la capital británica, ha reanudado sus servicios tras cerrar ayer lunes por encontrar en las inmediaciones del río Támesis una bomba de 500 kilos de la II Guerra Mundial. El artefacto fue descubierto el pasado domingo de madrugada, mientras se estaban realizando unas obras en el muelle del rey Jorge V. El aeropuerto canceló todos sus servicios y 16,000 pasajeros se vieron afectados.

La policía ha levantado las medidas de seguridad que estableció tras el descubrimiento, como el desalojo los residentes que viven en un perímetro de 214 metros a la redonda. No obstante, algunas de las carreteras y puentes cercanos continuarán cerrados al público hasta que los expertos desactiven la bomba.

El Ciudad de Londres tiene una sola pista y está pensando para el acceso rápido al distrito financiero, la conocida como City de Londres. Fue inaugurado en 1988 y es el quinto en tráfico de la capital británica, tras Heathrow, Gatwick, Luton y Stansted. Entre las aerolíneas que lo utilizan están British Airways, Flybe, CityJet, KLM y Lufthansa, con vuelos a destinos urbanos nacionales y europeos. El año pasado, más de 4,5 millones de pasajeros pasaron por sus instalaciones, que van a ser ampliadas.

Londres fue objetivo de una intensa campaña de bombardeos por parte de la Luftwaffe (la fuerza aérea del III Reich) durante la II Guerra Mundial entre 1940 y 1941, conocida como Blitzkrieg (Guerra relámpago). El bombardeo duró ocho meses, incluidas 57 noches consecutivas de ataques. El 10 de mayo de 1941, la Luftwaffe perpetró el último gran bombardeo, conocido como La noche más oscura, en la que murieron más de 20.000 personas y millón y medio de ciudadanos se quedaron sin hogar.

Noticia con información de: elpais.com