El Real Madrid celebró un resultado positivo en tierras alemanas en el duelo de ida de las semifinales de la Champions League contra el Bayern de Múnich. Tras recuperarse del 1-0 en contra, al final los ‘merengues’ se llevan un 1-2 al Santiago Bernabéu.

Joshua Kimmich abrió el marcador para los bávaros en la primera parte. Después Marcelo se encargó de darle el empate a los de la capital española y Marco Asensio sentenció el primer capítulo entre los dos gigantes europeos.

El Bayern salió con ganas de revancha ante su último verdugo. El duelo de colosos y favoritos al título arrancaba con un ritmo endiablado que impedía ejecutar la idea inicial de Zinedine Zidane.

Un mal despeje de un nervioso Dani Carvajal dejó solo a Robert Lewandowski, que buscó un pase que no remató bien Thomas Müller.

Segundos después respondía el Real Madrid aprovechando un error de colocación del Bayern. Marcelo vio en profundidad a Toni Kroos que no encontró rematador. Las cartas estaban sobre la mesa en un intercambio de golpes que se frenó con la lesión de Arjen Robben. Era el minuto cinco cuando el jugador de cristal se sentó sobre el césped.

El plan de Heynckes de atacar con extremos se modificó con la entrada de Thiago, sin embargo, su presencia le daba el balón. Junto a James Rodríguez, con ganas enormes de demostrar a Zidane que se equivocó, pusieron el criterio al juego y encontraron espacios a la espalda de Casemiro.

Al Bayern le sobra corazón y de la nada saca goles. El Real Madrid solo jugaba en largo y directo. Alejado de su identidad.

Llegó el golpe. La primera subida de Marcelo dejó metros a su espalda que devoró Joshua Kimmich. Encontró el error de Keylor Navas, el segundo grave consecutivo tras el tercer tanto de la Juventus en el Bernabéu, y adelantó al Bayern. El portero tico se anticipó esperando un centro y cuando vio que era un disparo centrado reaccionó tarde.

Después vino el respiro de los ‘merengues’. De un centro que cayó del cielo de Lucas Vázquezapareció la zurda de Marcelo, que a un minuto del final del primer acto puso el empate al enganchar un disparo cruzado inalcanzable para el portero germano.

El Allianz era terreno conquistado recientemente y los jugadores madridistas sabían cómo volver a hacerlo. El tanto les permitía defender bien y golpear al contragolpe. Para eso recuperaba el equilibrio Zidane con un cambio en el descanso. Isco, con molestias en un hombro, dejaba paso a Marco Asensio.

 

Foto: Agencia – Ribery hizo lo posible para ser el héroe del partido

Fue una segunda parte en la que Ribery hizo todo lo posible por ser el héroe del partido, pero Asensio le arrebató el protagonismo. Cuando se esperaba el aluvión del Bayern llegó un regalo. El error de Rafinha marcó el duelo en una salida de balón, con su equipo volcado y dando el pase a Asensio. Corrió con velocidad junto a su socio Lucas Vázquez y la asistencia la mandó a la red con tranquilidad y un disparo cruzado. El Real Madrid ya había golpeado de nuevo.

Los intentos continuos del Bayern fueron en vano y la entrada de Benzema añadió presencia ofensiva del Real Madrid y peligro, aunque el francés sigue con la pólvora mojada.

Así, el actual rey de Europa venció por sexta ocasión consecutiva a su antigua bestia negra.

Noticia con información de: www.excelsior.com.mx