Este 21 de abril, la Reina Isabel II celebró su 91 cumpleaños como la soberana que más tiempo ha reinado dentro de la monarquía británica, por encima de Victoria I de Reino Unido, la cual gobernó durante 64 años.

A pesar de eso, Isabel II ha decidido dar un paso atrás e irse apartando cada vez más para que las generaciones más jóvenes de la familia real adquieran protagonismo y ayuden con los numerosos actos públicos y compromisos oficiales.

La monarca más popular del mundo ha comenzado a entregar tareas y compromisos a otros miembros de la realeza, incluyendo los campeonatos de tenis de Wimbledon. Mientras que su hijo mayor, el príncipe Carlos, es el heredero al trono, el foco mediático y la atención pública se centra principalmente en su dos nietos, Guillermo y Enrique, los cuales han asumido, desde hace unos años, algunos de los deberes de la Reina.

Con la llegada de dos bisnietos, fruto de la relación entre Guillermo y su esposa Kate Middleton, el príncipe George y la princesa Charlotte, ha incrementado la visión positiva en el país de la familia real inglesa. Por su parte, el príncipe Enrique también es muy admirado, recibiendo cientos de elogios tras reconocer esta semana haber vivido en el “caos total” en la década de los 20 años debido a la ausencia de su madre, Lady Diana. Y confesar que había visitado en más de una ocasión a un psiquiatra para poder superar ese duro momento.

Noticia con información de: www.abc.es