El gobierno británico respalda la introducción de una modificación a la ley de bienestar animal y promete castigos más severos para quienes agredan a perros y caballos de la policía, afirmó una fuente oficial.

De acuerdo con un comunicado emitido por el ministro de Medio Ambiente, Michael Gove, ‘la legislación protegerá a los animales que utilizan nuestras fuerzas del orden en sus misiones’.

La propuesta comenzó a tramitarse en el parlamento tras una larga campaña de concientización que encabeza el agente David Wardell, quien asegura que su perro le salvó la vida en 2016, en un incidente en el que el animal resultó herido de gravedad, destacó el ministro.

Según la fuente la modificación propuesta a la ley de Bienestar Animal de protección animal británica, aprobada en 2006, corregirá una sección que permite a los acusados agredir a un animal en servicio y alegar que utilizaron la violencia física en defensa propia.

¿Los animales tienen sentimientos?

La ley ha estado en el ojo del huracán desde que en noviembre de 2017 en una votación en el Parlamento los diputados votaron para rechazar incluir la cláusula que reconocía a los animales como seres sensibles, misma que está contemplada en las leyes de la Unión Europea y que los diputados han decidido no adoptar al momento en que Reino Unido abandone el bloque, en 2019.

La mayor parte de la legislación dirigida a garantizar su bienestar tiene su origen en la Unión Europea, donde Reino Unido ha tenido un papel clave en su desarrollo, pero una vez que el país abandone la comunidad deberá elegir qué quiere mantener y qué no.

“Se trata de un movimiento extraño si tenemos en cuenta que fue Reino Unido quien presionó a la Unión Europea para incluir este reconocimiento“, dijo Ginny Reid, portavoz de RSPCA, en una entrevista para El Mundo español.

Con información de www.prensa-latina.cu  y www.elmundo.es