La Corte Suprema del Reino Unido rechazó -el pasado jueves- la solicitud de un hombre con una enfermedad terminal para acabar con su vida con ayuda médica.

Tres jueces desestimaron la petición de eutanasia de Noel Conway, de 67 años, y que padece una enfermedad de la neurona motora. Los médicos le dan menos de seis meses de vida.

El paciente recurrió a la corte en julio diciendo que la declaración de ilegalización del suicidio asistido en Reino Unido es incompatible con la Convención Europea de los Derechos Humanos.

Tras conocerse el fallo, Conway dijo que estaba “profundamente decepcionado” y que recurrirá la decisión. Su única opción ahora era morir por asfixia retirando el ventilador que lo asiste.

Una demanda previa contra la ilegalización de suicidio asistido solicitado por otro hombre fue rechazada en 2014. La Corte Suprema dijo que el Parlamento debería debatir el asunto antes de tomar cualquier decisión legal.

Noticia con información de: www.eluniverso.com