Reino Unido investigará meticulosamente quién perpetró el ataque con agentes neurotóxicos contra un exespía ruso y su hija, para luego tomar las acciones pertinentes, aseguró este jueves la ministra del Interior, Amber Rudd.

El exagente doble Sergei Skripal, de 66 años, y su hija Yulia, de 33, se encuentran en estos momentos hospitalizados desde que fueron hallados inconscientes el domingo, afuera de un centro comercial en Salisbury, Inglaterra.

“Ambos permanecen inconscientes y en condición crítica, pero estable”, dijo Rudd ante el parlamento.

La prensa británica y algunos políticos han especulado con la posibilidad de que Rusia esté detrás del ataque, algo que fue desestimado por Moscú como propaganda antirrusa.

“El uso de un agente neurotóxico en suelo británico es un acto descarado e imprudente. Fue un intento de asesinato de la manera más cruel y pública”, dijo Rudd.

“Pero si vamos a ser rigurosos en esta investigación, debemos evitar la especulación y permitir que la policía lleve adelante su pesquisa”, añadió.

A pesar de su petición, varios legisladores apuntaron el dedo contra Rusia durante su turno de preguntas a Rudd y algunos pidieron que se reabran las investigaciones por las muertes de exiliados rusos en Reino Unido en años recientes.

Rudd rechazó estos llamados, instando a mantener la cabeza fría y señalando que el foco debe mantenerse en el incidente en Salisbury. “Responderemos de una manera robusta y apropiada una vez que averigüemos quién fue responsable”, afirmó.

Noticia con información de: www.swissinfo.ch