La salida del Reino Unido de Europa, proceso conocido como Brexit,  sigue trayendo consecuencias sorprendentes. En ese sentido, acaba de hacerse público, que el gobierno británico ya ha comenzado a trabajar en su propio sistema de posicionamiento y navegación.

No obstante, buscarían dar vida a un sistema propio que no dependa del GPS (Sistema de Posicionamiento Global) estadounidense o de la alternativa europea (Galileo).

A pesar del Brexit, Reino Unido podrá seguir teniendo acceso a la señal abierta de Galileo, pero el Ejército británico no podrá utilizar la versión cifrada (cuando el sistema sea operativo, a partir del año 2020).

Para hacer realidad su propia red, la BBC asegura que Philip Hammond (ministro de Finanzas) ha aprobado una partida de 110 millones de euros.

Si este nuevo sistema acaba teniendo la aprobación por parte de los legisladores, el coste final seguramente llegue a los miles de millones de libras. De todos modos, Reino Unido ya ha invertido más de 1,100 millones de libras para ayudar a financiar el proyecto Galileo.

Dicha inversión comenzó en el año 2003, y si al final tienen van a desarrollar su propio sistema de posicionamiento tendría sentido pensar que las autoridades británicas quieran recuperarla.

Todo apunta a que el Gobierno británico podría anunciar oficialmente esta semana su nueva red de satélites. De hacerlo, será una tarea que les llevará años y una gran suma de dinero. Mientras, podrán seguir obteniendo información pública de Galileo.

Noticia con información de: www.genbeta.com