Este lunes 28 de mayo de 2018, el presidente de Paraguay, Horacio Cartes presentó su renuncia a este cargo, con miras a asumir como senador el próximo 1 de julio, tras ganar un escaño en las elecciones del 22 de abril, y no caer en la duplicidad de funciones.

La dimisión de Cartes deberá ser aprobada o rechazada en sesión extraordinario de ambas Cámaras del Congreso. “Presento mi renuncia al cargo de Presidente de la República del Paraguay. Para continuar sirviendo al país desde el Senado de la Nación, cumpliendo con la voluntad popular depositada en las urnas. ¡Dios bendiga al Paraguay¡”, publicó Cartes en su cuenta de Twitter.

De ser aprobada la renuncia, la Presidencia recaerá en la actual vicepresidenta, Alicia Pucheta, que se convertiría en la primera mujer paraguaya en ocupar la jefatura del Ejecutivo.

Sin embargo, Pucheta estará hasta el 15 de agosto, cuando asumirá el Gobierno de Mario Abdo Benítez, ganador de las elecciones de abril, también del Partido Colorado.

Cartes además comunicó su renuncia mediante una carta al presidente del Congreso, Fernando Lugo, en la que dice que se da “en cumplimiento a la decisión democrática del pueblo expresada en las urnas el pasado 22 de abril, que me eligió para el cargo de Senador de la Nación para el periodo 2018/2023”.

“Hemos trabajado a lo largo de estos casi cinco años con total dedicación para lograr el desarrollo de nuestra gran nación y ratifico mi propósito de seguir sirviendo a nuestro país y a nuestra gente con dignidad y patriotismo desde el Poder Legislativo de la Nación”, dice la misiva.

El pasado viernes, el Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE), luego de reconocer los resultados de esas elecciones, lo proclamó como senador, aún al cargo de la primera magistratura del país.

El artículo 237 de la Constitución de Paraguay establece que el presidente de la República y el vicepresidente “no pueden ejercer cargos públicos o privados, remunerados o no, mientras duren en sus funciones. Tampoco pueden ejercer el comercio, la industria o actividad profesional alguna, debiendo dedicarse en exclusividad a sus funciones”.

Sus detractores criticaron la participación de Cartes en los pasados comicios, puesto que el artículo 189 de la Carta Magna reza que “los expresidentes de la República, electos democráticamente, serán senadores vitalicios de la Nación, salvo que hubiesen sido sometidos a juicio político y hallados culpables. No integrarán el quórum. Tendrán voz pero no voto”.

Noticia con información de: .eltiempo.com y rt.com