El viceministro británico de Justicia, Phillip Lee, dimitió este martes para mostrar su desacuerdo con la gestión del proceso de salida de la Unión Europea (UE) y con la intención del gobierno de restar poder de decisión al Parlamento.

Su renuncia coincide con el inicio en la Cámara de los Comunes de un debate sobre 15 enmiendas realizadas por los Lores a la Ley de Retirada de la UE. La primera de ellas discutida y rechazada este mismo martes abre las puertas para que se abandone el bloque sin convenio.

Mediante un comunicado, Phillip Lee manifestó que la dimisión es para él un último recurso: ‘No es algo que quiero, sino que debo hacer porque se está violando un principio muy serio’.

“Si el Brexit vale la pena, debemos hacerlo bien, sin importar el tiempo que tome. Es irresponsable actuar como ahora”

La principal razón por la que tomo esta decisión es el Brexit y el deseo del Gobierno de limitar el papel del Parlamento. No puedo aprobar la forma en que se prevé la salida de nuestra nación de la UE, señaló. Asimismo, expresó su preocupación en torno a las consecuencias negativas de ese proceso y lamentó no poder hacer nada desde su ministerio para cambiar el curso de las cosas.

‘Voté por permanecer en la UE y no he cambiado mi opinión. No obstante, creo que es imposible regresar a como estábamos antes del referendo. Si el Brexit vale la pena, debemos hacerlo bien, sin importar el tiempo que tome. Es irresponsable actuar como ahora’, aseveró Phillip Lee.

Lee afirmó que el proceso de salida es mucho más complejo que lo explicado a los ciudadanos en 2016 y aseguró que ‘el Reino Unido y el bloque no están listos todavía, sino que serán víctimas de un acuerdo apresurado y fraudulento’.

El hasta ahora viceministro abogó por ‘detener, extender o revocar el Artículo 50 del Tratado de Lisboa para evitar una separación antes de tiempo‘.

Con información de www.prensa-latina.cu