Pequeñas partículas de plástico podrían estar contaminando el aire que respiran los residentes de Londres, según advirtieron los miembros del parlamento este lunes.

Los científicos del King College de la capital británica están siendo contactados para investigar si estos “microplásticos” pueden convertirse en el aire, y si es así cómo se podría supervisar cualquier impacto en la salud humana.

Los microplásticos son minúsculas partículas que provienen de la degradación de objetos tales como bolsas, ropa, artículos de higiene, materiales de construcción, y los gránulos de plástico.

La preocupación ha crecido porque todo apunta a que están contaminando el medio ambiente marino y entran en organismos tales como pescados y mariscos – lo que luego son consumidos por los ciudadanos de la localidad.

“Mientras que los microplásticos son en su mayoría reconocidos como contaminante del mar, hay una cierta evidencia que sugiere que también pueden estar en el aire” sugirieron la doctora Stephanie Wright y el profesor Frank Kelly, del King’s College, con pruebas por escrito al comité de auditoría ambiental del comité.

“Ellos tienen el potencial de causar daño físico y químico, como se ha demostrado en estudios de laboratorio. Ahora presentan un riesgo para la salud humana, principalmente debido a su aparición en fuentes de la dieta”, explicaron. A su vez añadieron que los métodos de monitoreo de calidad del aire se estaban adaptados para detectar microplásticos: “Si encontramos evidencia que indique que microplásticos pueden convertirse en el aire, tenemos la intención de poner en práctica el seguimiento de las campañas que ofrecen información sobre los niveles de exposición por inhalación”.

Noticia con información de: www.standard.co.uk