Robbie Williams, acompañado de la soprano Aida Garifulina, ha dado el pistoletazo de salida del Mundial 2018 bajo la mirada de las 80.000 personas que se encontraban en el Estadio Luzhniki de Moscú. El cantante británico ha sido noticia, no solo por poner la piel de gallina con sus temas a todos los espectadores, sino que también por uno de los gestos que ha hecho mirando a cámara.

Vestido con un traje burdeos con estampado animal print, Robbie Williams ha interpretado algunos de sus grandes hits como ‘Let me entertain you’ y ‘Angels’. Ha sido al cantar ‘Rock DJ’ cuando ha mostrado la señal universal de ‘fuck u’ (dedo medio al aire).

Las críticas en redes sociales no se hicieron esperar. Sus fans, en cambio, le han defendido, asegurando que no tenía nada de polémico y que se trataba de “un recurso más” para animar el show. El cantante, por el momento no ha especificado cuáles han sido sus intenciones, aunque algunos creen que podría haberla dedicado a los homófobos.

Pese a que la federación alegó que no todo el mundo vio clara esta decisión. Especialmente, después de que él mismo tanteara si cantaba su controvertido single Party Like a Russian, con el que ridiculiza al mismo Putin. Finalmente, ha decidido no incluirlo en el set-list.

Pese a la polémica, los fans se han alegrado de volver a ver a Williams sobre el escenario. Hace unos meses, suspendió varios conciertos “por enfermedad”. Más tarde, aseguró que sufría “anomalías en el cerebro”. En una entrevista al diario The Sun manifestó por primera vez que los “problemas de salud mental están boicoteando mi vida. Tengo una enfermedad que quiere matarme y está en mi cabeza, así que tengo que protegerme de eso”, sentenció, dejando preocupados a sus seguidores. Este jueves, ha aparecido totalmente recuperado.

Con información de www.lavanguardia.com y www.mundodeportivo.com