La estrella mediática de Estados Unidos, la socialité Kim Kardashian fue atacada a mano armada la noche del domingo en una lujosa residencia de París, donde dos asaltantes disfrazados de policías le robaron joyas por varios millones de euros.

“Está muy aturdida, pero físicamente indemne”, declaró la portavoz de Kardashian desde Nueva York.

Este lunes por la mañana se formó delante de la imponente puerta roja de la residencia de lujo en el barrio de la Madeleine un grupo de periodistas y curiosos. “Hay sólo estrellas ahí dentro. Kanye West, Jay Z. Kim Kardashian está desde hace una semana, la veo ir y venir”, dijo el camarero de un bar vecino.

Kardashian está en París para seguir la Semana de la Moda. El domingo asistió a los desfiles de Balenciaga y de Givenchy, mostrándose en la primera fila vestida de manera ligera a pesar de la frescura del París otoñal.

Luego del desfile, regresó a su residencia de lujo cuando “dos hombres armados y enmascarados” irrumpieron en su habitación y la encañonaron, y luego de amarrarla se dieron luego a la fuga con un botín compuesto esencialmente de joyas y estimado en “varios millones de euros” dijo la policía francesa. El monto total “está siendo evaluado”.

En Nueva York, su esposo, el cantante Kanye West participaba en el festival The Meadows, cuando se dirigió al público para decir “lo siento, el concierto se terminó”, y se fue.

Un responsable del festival explicó luego que el cantante se había retirado debido a una “urgencia familiar”.

El ataque contra Kim Kardashian podría ser una nueva mala noticia para el sector turístico francés, ya afectado por la ola de ataques terroristas que desde 2015 han dejado 238 muertos. 

Noticia con información de: www.el-nacional.com