Reino Unido elimina las pruebas relacionadas con el caso del exagente ruso Serguei Skripal, indicó la embajada de esta nación en el país europeo citada por la televisión capitalina.

El embajador ruso en Londres, Alexander Yakovenko, señaló que durante el declarado proceso de investigación del caso de Skripal, las autoridades británicas prácticamente borran todas las evidencias. Yakovenko declaró al canal Rossia 24 que en ese caso se hace muy difícil comprobar la autenticidad de los resultados de las investigaciones.

El diplomático reiteró la oferta para que expertos rusos viajen al Reino Unido para realizar una pesquisa conjunta sobre el caso de Skripal, quien junto a su hija Julia apareció inconsciente el pasado 4 de marzo en la ciudad inglesa de Salisbury.

Además, Yakovenko también expresó su esperanza en un pronto encuentro con el jefe de la diplomacia británica, Jeremy Hanton, algo que considera sería positivo.

Londres acusó a Moscú de organizar un ataque químico contra el exagente de la inteligencia militar rusa y su hija, para lo cual se remite al empleo de la sustancia 234 que Occidente codificó con el nombre de Novichok.

El gobierno británico afirmó que solo Moscú produce el Novichok, aunque en realidad la sustancia neuroparalizante la desarrollaron en varios países, incluido Estados Unidos y en otros miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte.

Además, Rusia demanda al Reino Unido detalles sobre el antídoto empleado para evitar la acción del arma química, de cómo pudieron determinar cuál de los antídotos emplear y si llegaron a desarrollar la sustancia 234 en los laboratorios de Port Down.

La referida instalación, que se encuentra a unos pocos kilómetros de Salisbury, posee un alto nivel de seguridad y en ella se desarrollan armas químicas.

Con información de www.prensa-latina.cu