La mañana de este jueves, la aerolínea irlandesa Ryanair ha advertido que tendrá que suspender sus vuelos a Reino Unido durante “semanas o meses” si, la primera ministra, Theresa May no llega rápidamente a un acuerdo con la Unión Europea (UE) que aclare en qué estado quedará la aviación una vez que se lleve a cabo el Brexit.

En declaraciones para el diario The Guardian, la low cost ya ha admitido por medio del director financiero de la compañía, Neil Sorahan, que la suspensión de vuelos desde Stansted, Londres, y otros aeropuertos es “una posibilidad muy real”.

“Si se llega a un escenario límite en el que no se alcanza un acuerdo bilateral en la política de cielos abiertos, existen muchas posibilidades de que no tengamos vuelos entre Europa y el Reino Unido durante un tiempo“, reconoció Sorahan. “El impacto en el negocio sería desastroso”.

De hecho el representante de la compañía también admitió que al no ser Ryanair un operador nacional también podría encontrarse con dificultades para realizar conexiones dentro del propio país británico, donde concentra un 10% de su flota aérea.

El grupo IAG, que engloba a British Airways, Iberia, Vueling y Aer Lingus, ya pidió la semana pasada, en una entrevista con EL MUNDO, la firma de acuerdos que permitan mantener vivo el Tratado de Cielos Abiertos: “Sería beneficioso para todos. Cualquier acuerdo que sea inferior sería un gran paso atrás para los consumidores y las empresas. Limitar la capacidad de volar es proteccionista y, por ello, necesitamos un régimen liberal para facilitar la conectividad entre nuestros países”.

Precisamente esa inquietud es la que ha llevado a los máximos responsables de la compañía irlandesa a cambiar sus perspectivas de cara al futuro. Ryanair tenía pensado crecer en Reino Unido un 15% el año pasado pero, como consecuencia del referéndum y del nuevo rumbo que iba a tomar el país, tan sólo lo hicieron un 6%. “Estamos trasladando nuestro crecimiento fuera. Es posible que deceleremos nuestro crecimiento aquí a medida que nos acercamos a las negociaciones de divorcio mientras no tengamos la certeza de lo que podemos y no podemos hacer con Europa”.

La aerolínea también ha asegurado que si no puede seguir llevando a cabo sus negocios con normalidad a partir de abril de 2019, fecha límite para las negociaciones de salida, buscará oportunidades de negocio en Italia, España y Europa del Este, además de expandirse por Alemania y los países escandinavos.

Noticia con información de: www.elmundo.es