Los teléfonos inteligentes Samsung Galaxy S7 contienen una falla de seguridad de microchip, descubierta a principios de este año, que pone en riesgo a decenas de millones de dispositivos a los piratas informáticos que buscan espiar a sus usuarios, dijeron investigadores a Reuters.

Se creía que el Galaxy 7 y otros teléfonos inteligentes fabricados por Samsung Electronics eran inmunes a una vulnerabilidad de seguridad conocida como Meltdown, que los investigadores dijeron que afectó a la mayoría de las PC, teléfonos inteligentes y otros dispositivos informáticos del mundo.

Investigadores de la Universidad Técnica Graz de Austria dijeron a Reuters que han descubierto una forma de explotar la vulnerabilidad Meltdown para atacar los teléfonos Galaxy S7.

Samsung dijo que implementó parches en enero y julio para proteger los teléfonos Galaxy S7 contra Meltdown

El equipo planea lanzar sus hallazgos el miércoles en la conferencia de seguridad Black Hat en Las Vegas. Están investigando el impacto de Meltdown en otras marcas y modelos de teléfonos inteligentes y esperan descubrir dispositivos más vulnerables en el futuro cercano, dijo a Reuters el investigador Michael Schwarz.

“Hay potencialmente cientos de millones de teléfonos que se ven afectados por Meltdown y no pueden ser parcheados porque los propios proveedores no saben”, aseveró.

“Samsung se toma la seguridad muy en serio y nuestros productos y servicios están diseñados con seguridad como prioridad”, dijo la compañía en un comunicado.

Una portavoz de Samsung no comentó cuántos teléfonos inteligentes Galaxy S7 habían sido vendidos, pero aseguró que no se informaron casos donde Meltdown había sido explotado para atacar un teléfono S7 y que ningún otro teléfono Samsung era vulnerable.

Meltdown, y una segunda vulnerabilidad conocida como Spectre, pueden ser explotados para revelar el contenido de la unidad central de procesamiento de un dispositivo informático, diseñado para ser un santuario interno seguro. Los hackers pueden explotar esas vulnerabilidades evitando las barreras de hardware o engañando a las aplicaciones para que abandonen información secreta como contraseñas o detalles bancarios.

No se conocen casos de hackers que exploten las vulnerabilidades en un ataque en el mundo real, pero la revelación de los defectos generalizados del hardware ha sacudido la industria informática, forzando a los fabricantes de chips y dispositivos a luchar para contener las consecuencias.

El Galaxy S7 es utilizado actualmente por unas 30 millones de personas, según la firma de investigación Strategy Analytics. Samsung ha lanzado dos nuevas versiones de su línea insignia de smartphones Galaxy desde que el S7 debutó en 2016.

Con información de www.uk.reuters.com