Embarazos masculinos imaginario y los modelos con flores fueron algunas de las imágenes destacadas de la Semana de la moda masculina de Londres que concluyó el lunes. La colección del diseñador chino Xander Zhou incluyó modelos masculinos con una falsa barriga de embarazada, vistiendo jeans y una camiseta que decía “New World Baby” (Bebé del nuevo mundo).

El diseño de moda, tal y como está configurado en la actualidad, se ha quedado pequeño. Firmas y diseñadores ya no se centran solo en presentar nuevas tendencias o recordar modas pasadas reinventándolas en un nuevo contexto, sino que ahora la industria de la moda se centra en la experimentación social, rompiendo límites establecidos y cuestionando lo que parecía incuestionable.

Una de estas fases de experimentación se centra en plantear nuevos paradigmas a través de la recreación de mundos ficticios y viajes al futuro con situaciones que parecen imposibles en la actualidad. Mediante una estética surrealista y mágica, muchas firmas se apropian del imaginario de los seres mitológicos o los extraterrestres. Durante la semana de la moda masculina de Londres, el diseñador Xander Zhou ha creado una colección con hombres embarazados y cuerpos con seis brazos.

“Estamos preparados para dar la bienvenida a un futuro embarazo masculino“, dijo el diseñador en la red social Instagram.

El desfile de Zhou incluyó también una de las indumentarias más improbables: una complicada gabardina de seis mangas dispuestas en forma de estrella.

No es sorprendente que su colección de primavera-verano 2019 llevara el título de “Sobrenatural, extraterrestre, & companía”.

Tras la aparición de mujeres embarazas en campañas de firmas de moda, el diseñador ha decidido ir un paso más allá y plantear la posibilidad de que los hombres se queden embarazados.

Las distintas piezas de la colección, para la próxima temporada de primavera/verano de 2019, se pueden dividir en dos vertientes.

Por otro lado, la colección de Edward Crutchley se inspiró en la “mitología contemporánea”, e incluía estampados del artista francés Lucien Murat sobre un mundo postapocalíptico de criaturas deformadas.

La colección también tenía resonancias japonesas, e incluía colaboraciones con una compañía de estampados de kimonos de Kioto.

Christopher Raeburn, especialista en la moda medioambiental sostenible, usó imágenes de la NASA mostrando casquetes polares fundiéndose para crear una colección socialmente comprometida bajo el título “REACT NOW” (Reacciona ahora).

La Semana de la Moda de Londres, particularmente orientada a la moda callejera, no sería lo mismo sin su toque “chic” británico, el de la elegancia clásica de la vieja escuela.

En esta ocasión lo aportó el diseñador Oliver Spencer, con su colección de prendas en lino y algodón orgánico, colores minerales y un toque de sensibilidad hippy: sus chaquetas combinadas con bermudas y cadenas de flores.


Noticia con información de: www.lavanguardia.com, www.elespectador.com