Este viernes se perpetró un nuevo ataque en París, esta vez, un hombre armado con un cuchillo atacó a una patrulla de la llamada Operación Centinela mientras invocaba a Dios en árabe. Hoy en día los militares desplegados en tareas antiterrorista se han convertido en una diana fácil en Francia.  

El agresor fue neutralizado y la fiscalía antiterrorista abrió una investigación. No hubo heridos. La agresión coincide con el anuncio, por parte del Gobierno francés, de una remodelación de la Operación Centinela, formada por 7.000 soldados —más 3.000 en la reserva— y puesta en marcha tras los atentados de enero de 2015. 

Un portavoz de la Prefectura de Policía de París señaló a Efe que la Fiscalía antiterrorista se encarga de las pesquisas sobre los hechosEl hombre, que según el Ministerio de Defensa hizo alusiones a Alá durante su ataque, fue reducido sin que se produjera ningún herido. 

El ataque en la estación de metro de Châtelet, en el centro de la capital francesa, es el séptimo contra patrullas de la Operación Centinela desde 2015. Ocurrió a 06.30. El agresor es un hombre de 39 años, “más bien un marginal”, según fuentes policiales citadas por Le Figaro, que residía en el vecino departamento de Hauts-de-Seine.  

En la emisora Europe 1, la ministra de los Ejércitos, Florence Parly, dijo que se desconocían los detalles sobre las intenciones del individuo. “El hombre fue inmovilizado: es la prueba de la profesionalidad y la eficacia de los soldados de Centinela en la misión de protección”, explicó. 

Para la ministra, ese resultado pone en evidencia la capacidad de los militares que forman parte de Sentinelle para cumplir con su misión. 

También hizo hincapié en que el mantenimiento de Sentinelle se justifica porque el nivel de la amenaza terrorista en Francia sigue siendo “elevado”. 

Noticia con información de: www,elpais.com, www.elmundo.sv