El pasado sábado el técnico más laureado del Manchester United, Sir Alex Ferguson, sufrió una hemorragia cerebral que lo mantuvo en terapia intensiva hasta este miércoles. El estratega escocés de 76 años apenas pudo pronunciar palabras preguntó por el resultado del equipo que dirige su hijo en la tercera división inglesa.

Sir Alex Ferguson ya no necesitará de terapia intensiva, según informó el club, mientras que sus familiares se mostraron muy agradecidos por las muestras de cariño y apoyo recibidas a nivel mundial.

La familia asegura que lo primero que hizo fue preguntar por el partido del Doncaster y Wigan; su hijo, Darren Ferguson, es técnico del primero y tuvo que pedir permiso para ausentarse horas antes del encuentro. Doncaster cayó 1-0.

Igualmente aseguran que Ferguson mostró entusiasmo por asistir a la final de la Champions League el 26 de mayo, entre el Liverpool y Real Madrid, pero más allá de apoyar al equipo inglés, su interés sería ver a Cristiano Ronaldo, jugador con el que guarda estrechísima relación desde que coincidieron en los ‘diablos rojos’. Pero el partido del 26 de mayo en Kiev es muy pronto para interrumpir el delicado proceso de recuperación, señalaron.

Su familia se ha visto abrumada por el nivel de apoyo y los buenos deseos, pero continúa solicitando privacidad, ya que esto será vital durante esta próxima etapa de recuperación“.

Ferguson colapsó el sábado en su casa y fue llevado al hospital del distrito de Macclesfield alrededor de las 09.00 hora local. Luego fue trasladada a un hospital en Salford, donde fue operado.

El técnico de 76 años dirigió al United entre 1986 y 2013, lapso en el que ganó dos títulos de la Liga de Campeones de Europa, 13 de la Liga Premier de Inglaterra y cinco Copas FA.

Ferguson fue nombrado caballero en 1999, el año en que el United consiguió el triplete al ganar esas tres competencias en la misma temporada.

El escocés ganó notoriedad como técnico con el Aberdeen, al conseguir tres títulos de la liga escocesa y la Copa de Europa de Campeones de Copa. Dirigió a Escocia en el Mundial de México 1986 debido a la muerte de Jock Stein y firmó por el United en noviembre de 1986, luego del despido de Ron Atkinson.

 

Noticia con información de: www.ovaciondigital.com.uy