Ya el plato está servido para la final femenina del Abierto de Tenis de Estados Unidos, será la estadounidense Sloane Stephens quien se impuso a su compatriota Venus Williams por 6-1, 0-6 y 7-5. En la otra semifinal, Madison Keys ganó por 6-1 y 6-2 a Coco Vandeweghe.  

La joven tenista estadounidense se impuso a su compatriota la veterana Venus Williams (novena cabeza de serie) por 6-1, 0-6 y 7-5. La última vez que hubo dos tenistas de EE UU en la final femenina del ‘US Open’ fue en 2002, cuando se enfrentaron las hermanas Serena y Venus Williams.  

Stephens, de 24 años, séptima jugadora en la historia del Abierto de Estados Unidos que llegó a las semifinales a pesar de no estar entre las top 50, jugará también su primera final de un torneo de Grand Slam.  

La nueva finalista, que juega el sexto Abierto de Estados Unidos, tendrá como rival a la también estadounidense Madison Keys, decimoquinta cabeza de serie, que se impuso por 6-1 y 6-2 a Coco Vandeweghe, vigésima preclasificada, en la otra semifinal de compatriotas jugada este jueves por la noche.  

El duelo del próximo sábado entre ambas será el segundo que protagonicen como profesionales en el circuito de la WTA con ventaja de 1-0 para Stephens que ganó el único que han mantenido y que se dio en la primera ronda del Masters 1.000 de Miami del 2015 (6-4 y 6-2). 

También será la primera final de un torneo de Grand Slam desde 1990, cuando se enfrentaron Martina Navratilova y Zina Garrison en la de Wimbledon, que haya dos tenistas estadounidenses sin que esté una de las hermanas Williams. 

Keys como ya había demostrado en los partidos anteriores frente a Vandewghe dominó en todas las facetas del juego con un saque seguro, no lo perdió nunca, golpeó con dureza y seguridad desde el fondo de la pista y su resto fue dominante. 

Noticia con información de: www.20minutos.es, www. as.com