Una multitud se manifestó este domingo en Dublín para presionar al gobierno de Irlanda, con el objetivo de que se haga un llamado a referéndum para que se deroguen leyes contra el aborto.

“Es el derecho de la mujer a elegir y es ridículo decir que cualquier otra persona, el Estado o la iglesia, tienen derecho a decirle a esa mujer lo que le sucede a su cuerpo” dijo Sal Roche, un profesor de baile de 42 años que fue a la marcha con su hijo de dos años.

La sociedad irlandesa se encuentra dividida ante esta problemática cuya legislación fue reformada en el 2013 para permitir el aborto en los casos en que la vida de la madre corra peligro.

Quienes se oponen al referéndum también se han manifestado en las calles exigiendo la permanencia de la enmienda. “Aborto es la violencia contra bebés y madres” se pudo leer en un camión que se utilizó en la marcha antiaborto.

Los gobiernos han sido renuentes a abordar este tema, el cual piensan que podría alejar a los votantes conservadores a pesar de una disminución dramática de la influencia de la Iglesia Católica Romana. Basta recordar que el año pasado Irlanda se convirtió en el primer país en adoptar el matrimonio igualitario por el voto popular.

Noticia con información de: www.cba24n.com.ar