El número de personas que huyen de una guerra o conflicto a zonas más estables del mundo disminuyó significativamente en 2017, aunque Estados Unidos registró un fuerte aumento de solicitudes de asilo durante el primer año de la presidencia de Donald Trump en la Casa Blanca.

En un informe sobre tendencias migratorias más amplias, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) dijo que el mayor éxodo se produjo por tercer año consecutivo desde Afganistán, Siria e Irak.

La Unión Europea se encuentra dividida a causa de la migración y su próximo paso parece apuntar a reforzar sus fronteras y evitar futuras llegadas

El informe se ha publicado en un momento en que la inmigración está siendo determinante en la política de Europa y Estados Unidos. La Unión Europea se encuentra dividida a causa de la migración y ha luchado por reformar sus normas de asilo, que se derrumbaron tras la crisis de refugiados iniciada en 2015, centrándose en reforzar sus fronteras y evitar futuras llegadas.

Por su parte, Trump, que ha hecho de su firme postura sobre la inmigración un pilar de su presidencia con la promesa de un muro a lo largo de la frontera entre México y EEUU, se enfrenta a las protestas contra su política de separar a los niños inmigrantes de sus padres en la frontera.

Las solicitudes de asilo en los países de la OCDE cayeron un 25 por ciento en 2017 con respecto al máximo alcanzado en 2016 de 1,64 millones, según el informe. Las solicitudes en los estados miembro de la UE se redujeron casi a la mitad.

La caída se debe en gran medida a “la amplia reducción de solicitudes en Alemania tras la alta cifra registrada en 2016, que en parte reflejaba el retraso de los registros de 2015”, dijo el informe.

La canciller Angela Merkel abrió las fronteras de Alemania aquel año a cientos de miles de migrantes, la mayoría solicitantes de asilo de Oriente Próximo, una decisión por la que todavía está pagando el precio a nivel político en su país.

Los conservadores bávaros aliados de Merkel le dieron el lunes dos semanas para encontrar una solución a la disputa sobre la inmigración en Europa que ha amenazado con disolver su gobierno de coalición de tres meses.

En EEUU las solicitudes de asilo subieron un 26 por ciento con respecto al 2016, llegando a 330.000 

Alemania se situó como el segundo mayor destino de las solicitudes de asilo después de Estados Unidos en la OCDE el año pasado, con un registro de 198.000 solicitudes, un 73 por ciento menos que en 2016. Les siguen Italia, con un nuevo gobierno antisistema, Turquía y Francia.

Con información de www.es.reuters.com