Un nuevo estudio a gran escala realizado con ratones sobre macro nutrientes y metabolización, acaba de arrojar un resultado realmente sorprendente: lo único que parece hacer que los roedores ganen peso es la grasa. ¡Nada de carbohidratos (como el azúcar), ni de proteínas!

Lo que ha hecho este grupo internacional de investigadores, comandados por el profesor John Speakman, zoólogo de la Universidad de Aberdeen en Escocia, es preparar una carta de menú con 30 variantes, en las que se modificaba el porcentaje de grasa, carbohidratos y proteínas, y alimentar con ella a casi 1000 ratones a lo largo de tres meses (el equivalente a 9 años en la escala humana).

Los ratones ganaban peso únicamente cuando se les alimentaba con dietas más grasas

Empleando escáneres de resonancia magnética, se mapeaba la composición corporal de cada ratón una vez a la semana con gran detalle. Al mismo tiempo, diariamente se monitoreaba la ingesta de cada ejemplar de forma estricta. A lo largo del experimento, los investigadores fueron midiendo el gasto energético y la actividad física de cada sujeto.

El resultado del mega-experimento mostró que los ratones ganaban peso únicamente cuando se les alimentaba con dietas más grasas. ¿Pero cuál podía ser la razón?

En palabras de Speakman: “estos efectos parecen deberse a que únicamente la grasa en la dieta estimulaba los centros de recompensa de sus cerebros, incitándoles a ingerir más cantidad”.

Obviamente la fisiología y el metabolismo de ratones y humanos, pese a parecerse mucho, no es idéntico. Por tanto hay que tomarse los resultados con una pizca de escepticismo a la hora de extrapolarlos a nuestra especie. Pero si así fuera el caso, para los nutricionistas esto podría ser una buena noticia, ya que sus pacientes podrían dejar de preocuparse por comer pan y pasteles, y únicamente tendrían que preocuparse de que estos no contuviesen manteca de cerdo u otras grasas.

Por desgracia, realizar un estudio con humanos en el que obtener resultados tan categóricos es prácticamente imposible, porque habría que controlar de forma estricta todo lo que ingiere cada participante, durante períodos de tiempo muy largos, de cara a determinar con exactitud qué aspecto de una dieta típica conduce al aumento de peso.

El trabajo del equipo dirigido por Speakman (Universidad de Aberdeen) y en el que participaron científicos de la Academia Nacional China de las Ciencias, se publicó en la revista Cell Metabolism.

Con información de www.es-us.noticias.yahoo.com