La primera ministra Theresa May ha recriminado a su ex secretario de Relaciones Exteriores, Boris Johnson, por decir que las mujeres musulmanas que usan burkas parecen buzones o ladrones de bancos.

Johnson, quien renunció el mes pasado por la forma en que May está negociando el Brexit, escribió en The Daily Telegraph esta semana que Dinamarca se equivocó al prohibir el burka, una capa de pies a cabeza que oculta la cara con una malla o se usa junto con el niqab – un velo de cara que deja solo los ojos expuestos.

Para Boris Johnson la prohibición del burka podría generar una represión contra cualquier símbolo público de afiliación religiosa

Pero Johnson también dijo que la vestimenta era opresiva, ridícula y hacía que las mujeres parecieran buzones y ladrones de bancos, lo que provocó protestas de otros políticos y grupos musulmanes británicos.

“Creo que Boris Johnson usó un lenguaje al describir la apariencia de las personas que obviamente ha causado ofensa. Era el lenguaje incorrecto. No debería haberlo usado “, dijo May, quien añadió que las mujeres deberían ser libres de usar la burka si así lo desean.

Según Johnson, la prohibición del burka solo conllevaría a un aumento de las tensiones entre musulmanes y otros grupos demográficos. “Si optas por una prohibición total, juegas en manos de aquellos que quieren politizar y dramatizar el llamado choque de civilizaciones; y avivas las llamas de las reivindicaciones. Corres el riesgo de convertir a las personas en mártires, y te arriesgas a una represión general contra cualquier símbolo público de afiliación religiosa, y simplemente puedes empeorar el problema», continúa.

Por su parte, el grupo laborista ha considerado que enciende la islamofobia para “aumentar sus ambiciones de convertirse en el próximo líder conservador”.

Las carátulas completas como los niqabs y las burkas son un tema polarizador en toda Europa, y algunos argumentan que simbolizan la discriminación contra las mujeres y deberían prohibirse. Ya ha sido prohibida en Francia.

Con información de www.uk.reuters.com y www.abc.es