La primera ministra Theresa May hizo el jueves una propuesta a Donald Trump para un acuerdo comercial con Estados Unidos tras el Brexit, en el primer viaje del mandatario a Gran Bretaña como presidente y sólo horas después de que éste criticó su plan para dejar la Unión Europea.

Fuera del Palacio de Blenheim, cerca de Oxford al noroeste de Londres, miles de manifestantes se alinearon en la carretera y abuchearon a Trump antes de su llegada, en una de las más de 100 protestas que la policía espera durante la visita de cuatro días.

Estados Unidos es “no solo el más cercano de los aliados sino el más querido de los amigos” de Gran Bretaña

Después de llegar en helicóptero, Trump se ubicó junto a May en una alfombra roja en los escalones del Palacio de Blenheim mientras una banda militar de guardias del ejército británico, con altos sombreros de piel de oso negro y chaquetas rojas, tocaba para los dos líderes y sus cónyuges.

Dentro de las paredes de la gran mansión del siglo 18, May solo tuvo palabras cálidas y dijo que Estados Unidos es “no solo el más cercano de los aliados sino el más querido de los amigos” de Gran Bretaña.

“Señor presidente, Sir Winston Churchill dijo una vez que ‘tener a los Estados Unidos a nuestro lado fue, para mí, la mayor alegría’”, dijo May a Trump en una cena de etiqueta en su honor, a la que asistieron ministros de alto rango y aproximadamente 100 ejecutivos de firmas como Blackstone Group, Blackrock, Diageo y McLaren.

“Voy a un lugar bastante revuelto en este momento ¿verdad? Con un montón de renuncias”

Después de una cumbre de la OTAN en la que provocó a sus aliados para que aumenten sus gastos de defensa, Trump arrojó dudas sobre los planes Brexit de May, haciéndose eco de comentarios de principios de la semana en los que describió a Gran Bretaña como en desorden.

“Voy a un lugar bastante revuelto en este momento ¿verdad? Con un montón de renuncias”, dijo Trump en una conferencia de prensa en Bruselas antes de partir hacia Londres.

Con información de www.lta.reuters.com