La primera ministra británica, Theresa May, ha detallado los términos de un plan de aduanas que permitiría a Reino Unido imponer sus propios aranceles para los bienes que lleguen al país después de que abandone la Unión Europea, dijo el jueves la BBC.

Bajo el nuevo plan, Reino Unido usaría la tecnología para determinar de antemano si los bienes que entran en su país terminarían finalmente en suelo británico o en la UE, y por ello qué arancel debería cobrarse, dijo la cadena.

Londres y Bruselas aún tienen que acordar qué tipo de relación comercial van a tener después de que Reino Unido abandone la UE en marzo.

May, bajo una creciente presión para zanjar las amargas disputas dentro de su propio Gobierno sobre la relación futura del país con la UE, va a reunir a sus principales ministros el viernes. Según los medios británicos, espera presentar esta nueva opción en la reunión del Gobierno que celebrará en su residencia campestre de Chequers, a las afueras de Londres, a fin de alcanzar un compromiso entre los ministros que permita superar las profundas divisiones internas.

El resultado de esa reunión se percibe como crucial para sacar adelante la negociación del Brexit, mientras los responsables de la UE se quejan de que las conversaciones se han estancado porque no saben lo suficiente respecto a qué quiere Londres de su futura relación.

Roces previos

Las otras dos opciones en materia aduanera causaron fricciones internas en el Partido Conservador de May.

Los llamados “remainers” (proeuroperos), entre ellos el ministro de Economía, Philip Hammond, prefieren el modelo de “asociación aduanera”, por la que Londres recaudaría aranceles en nombre de la UE sobre los bienes llegados a sus puertos pero destinados a los Veintisiete, lo que evitaría controles en la frontera británico-europea.

Los “brexeeters”, como el titular de Exteriores, Boris Johnson, defienden la “máxima facilitación”, que permitiría recurrir a la última tecnología para minimizar la necesidad de controles fronterizos físicos tras el “brexit”.

Con información de www.es.reuters.com y www.dw.com