Beber cuatro tazas de café al día podría ayudar a las personas a reducir drásticamente el riesgo de desarrollar daño hepático potencialmente mortal, según ha sido determinado en una reciente investigación.

Con base en el estudio que lleva la Universidad de Southampton, la bebida caliente está vinculada a un menor riesgo de cirrosis hepática, una enfermedad que cobra la vida de millones al año y que con frecuencia es causada por el consumo excesivo de alcohol o la obesidad.

Dicho estudio demostró con datos fieles que sólo una taza de café podría disminuir el riesgo en un 22%, con dos tazas, ese peligro se redujo en un 43 por ciento, con una reducción del 57 por ciento para los tres cafés y un 65 por ciento para los cuatro.

El autor principal de la investigación, Dr. Oliver Kennedy explicó: “La cirrosis es potencialmente fatal y no hay cura como tal. Por lo tanto, es significativo que el riesgo de desarrollar cirrosis pueda ser reducido por el consumo de café, una bebida barata, ubicua y bien tolerada”. De igual manera sostuvo que: “(…) es una mezcla compleja que contiene cientos de compuestos químicos, y no se sabe cuál de ellos es responsable de proteger el hígado”.

La investigación se basó en nueve estudios separados, con la participación de 430.000 personas, entre ellas 1.990 enfermos de cirrosis.

En los últimos dos siglos pocas sustancias han sido tan estudiadas desde la perspectiva clínica como el café, sin que nadie haya podido demostrar que sea nocivo para la salud.

Muchos estudios, como los de la Universidad de Southampton exponen, en cambio, sus efectos beneficiosos y los de su principal compuesto activo, la cafeína.

Noticia con información de: www.standard.co.uk y www.illy.com