Tres padres han presentado una queja formal ante la autoridad reguladora de anuncios en Reino Unido, luego de que sus pequeños hijos vieran los tráilers de la película de terror Insidious: La última llave, al aparecer como publicidad en YouTube antes de vídeos de contenido infantil.

Los anuncios se difundían justo antes de vídeos de canciones de Frozen, de instrucciones para construir una estación de bomberos de Lego o de un videoclip del dibujo animado PJ Masks. La autoridad reguladora considera que los tráilers han afectado negativamente a los niños y ha tomado en cuenta las denuncias de los padres, según ha informado la cadena británica BBC.

En uno de los avances de la película, se ve una mujer inmóvil en el suelo, sangrando y angustiada mientras una criatura se acerca a ella y después la toca con sus garras. Pero esto no es todo. El anuncio también muestra otras imágenes de terror, como una secuencia de varias mujeres gritando. Este tráiler pudo verse antes del comienzo de dos vídeos de Minecraft, un juego muy popular entre los niños.

Sony Pictures y Columbia Pictures, que distribuyeron la película, han respondido a la entidad reguladora que excluyeron de su público objetivo las audiencias desconocidas y los niños. Según explica la BBC, las compañías consideran que el algoritmo que clasifica el contenido de la plataforma YouTube ha fallado y, en consecuencia, la culpa es de la plataforma de difusión de vídeos. Pero YouTube ha replicado que los anunciantes son responsables de sus campañas. Según la plataforma, los anuncios no se transmitieron en YouTube Kids, un espacio concebido especialmente para niños y que selecciona los contenidos disponibles en la página.

La autoridad reguladora de anuncios en Reino Unido también ha recibido otras tres quejas de adultos que criticaban que los tráilers son “indebidamente angustiantes”, que aparecían antes de contenido para niños y que era imposible saltarlos hasta pasados cinco segundos de su inicio.

Noticia con información de: elpais.com