El Ministerio de Turismo de Egipto confirmó que una pareja de turistas británicos que fallecieron el pasado martes en el balneario de Hurgada, murieron por causas naturales.

La cartera basó su afirmación en un informe preliminar del examen médico entregado la víspera por las autoridades forenses, que declaran una insuficiencia cardíaca respiratoria como la causa de muerte de ambos individuos, por lo que se descarta la posibilidad de un crimen.

La agencia de viajes Thomas Cook sacó a sus 301 clientes del hotel “por precaución” tras el fallecimiento de la pareja 

No obstante, el ministerio señaló que se coordinó con las autoridades locales de Hurgada, la policía de turismo y la compañía Thomas Cook -que organizó el viaje para la pareja fallecida- para dar seguimiento al caso.

El pasado martes John Cooper, de 69 años, murió en una habitación del hotel Steigenberger Aqua Magic de Hurghada, ciudad costera ubicada en la gobernación del Mar Rojo.

Según la declaración oficial poco después su esposa Susan Cooper, de 64 años, fue transferida al hospital local Aseel después de que sufriera pérdida de la conciencia, pero los esfuerzos para resucitarla fracasaron.

La Fiscalía de Egipto, a cargo del caso, informó que entrevistará a la hija de la pareja para obtener más información; y notificó igualmente a la embajada británica en El Cairo, que debe tomar las medidas necesarias para devolver los cuerpos hacia Reino Unido.

El jueves, la agencia de viajes Thomas Cook dijo que las circunstancias de las muertes no se habían esclarecido pero que habían notado que muchos turistas se habían enfermado, según reseñó AP. “Por precaución” la agencia sacó a sus 301 clientes del hotel Steigenberger Aqua Magic, que había recibido por parte de la misma empresa una evaluación positiva del 96 %.

Con información de www.prensa-latina.cu