La aerolínea Thomas Cook llevó turistas británicos a Túnez el martes por primera vez desde que un militante islamista mató a 30 británicos en una de las playas del país norteafricano en 2015.

El turismo ofrece empleos muy necesarios y divisas en Túnez, pero ha tenido problemas desde que el ataque en la localidad de Susa dejó 39 turistas muertos y otro anterior en el Museo Nacional del Bardo en Túnez dejó 21 muertos.

El sector representa alrededor del 8 por ciento del producto interno bruto de Túnez y los ataques empeoraron una crisis económica iniciada por el derrocamiento de Zine al-Abidine Ben Ali en 2011.

El ataque a la playa de 2015, que fue reclamado por el Estado Islámico, llevó a Gran Bretaña a desaconsejar todos los viajes esenciales a Túnez, y los principales operadores cancelaron sus vacaciones allí.

Sin embargo, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Gran Bretaña suavizó sus consejos el año pasado y Thomas Cook dijo que los tres vuelos al aeropuerto Enfidha de Túnez estaban llenos. La empresa volará allí tres veces por semana, permitiendo a los británicos unirse a turistas alemanes, franceses y belgas que han estado yendo durante los últimos dos años.

TUI Group, el operador con el que viajaron las víctimas, dijo el mes pasado que también planea ofrecer vacaciones en Túnez nuevamente, a partir de mayo.

“Es increíble volver a Túnez con mi esposo. Iré a Sousse y no tengo miedo”, dijo una turista británica que se llama Julia. “Túnez es obviamente muy seguro. Quiero pasar unas agradables vacaciones nuevamente en el bonito complejo de Sousse “.

Noticia con información de: www.voanoticias.com