Las partes vislumbran una solución a la frontera irlandesa y avanzan hacia la segunda fase de la negociación. Tusk señala que la UE y Reino Unido se acercan a un pacto para desbloquear el Brexit, cuando se acerca a su primer momento clave desde que arrancaron las negociaciones, hace ahora seis meses.

El presidente del Consejo, Donald Tusk, ha exhibido este lunes su optimismo sobre el desenlace de esta primera parte del proceso.La UE se acerca a progresos suficientes” en el Brexit, ha apuntado Tusk en Twitter, empleando la fórmula verbal elegida por Bruselas para marcar el paso a la segunda fase del proceso.

El objetivo es certificar el progreso en el divorcio e iniciar, a partir de enero, lo que más interesa a Reino Unido: el diseño de una relación futura con el club comunitario.

La mitad de los británicos apoya realizar un segundo referendo sobre los términos para que su país se separe de la Unión Europea, luego de que la semana pasada se diera a conocer que Reino Unido pagaría 50 mil mde por este proceso.

Una mayoría piensa que el Gobierno podría estar pagando mucho dinero a la UE para abrir el camino a negociaciones sobre comercio, de acuerdo a un nuevo sondeo de opinión.

El sondeo, publicado en el diario Mail on Sunday, halló que un 50 por ciento de los consultados respalda otra votación sobre las condiciones finales del acuerdo de salida del Reino Unido, un 34 por ciento rechaza otro referendo, y un 16 por ciento no sabe.

Más allá del saldo de cuentas, en el camino sobresale aún un gran obstáculo: la falta de soluciones claras para evitar una frontera rígida entre la República de Irlanda y su vecina Irlanda del Norte, un territorio británico marcado por la violencia durante 30 años. Fuentes de la negociación aseguran haber encontrado un punto de encuentro entre las demandas irlandesas —el último escollo de esta primera parte del diálogo— y los ofrecimientos británicos.

Londres se compromete, según ese análisis, a mantener su legislación alineada con la europea de forma que no sea necesario establecer puntos de control de bienes en esa linde. Tusk ha aclarado en Twitter que sus buenas perspectivas derivaban de la conversación telefónica que había mantenido con el primer ministro irlandés, Leo Varadkar.

El encuentro de May con coincide con la fecha límite que habían dado a Reino Unido los 27 socios que permanecerán en la UE para presentar propuestas sustanciales que permitan desencallar el proceso. El tiempo apremia. Los jefes de Estado y de Gobierno europeos esperan poder abrir el paso a la siguiente fase negociadora en la reunión que mantendrán el 15 de diciembre en Bruselas. Pero para poder enviar esa potente señal necesitan tener garantías británicas en los principales puntos del divorcio.

Noticia con información de: www.elfinanciero.com.mx, www.elpais.com