Uber anunció este viernes 16 de febrero, las nuevas medidas de seguridad que implantará en el Reino Unido para recuperar su licencia de operación, por la que mantiene una querella con la oficina de transporte de la capital británica.

Entre esas mejoras en seguridad, destaca la decisión de informar directamente a la Policía de los incidentes ocurridos en los vehículos de Uber, publican los medios británicos.

Una medida con la que quiere ganar argumentos contra el regulador de transporte londinense Transport For London (Tfl), que basó su decisión de no renovar la licencia a la compañía desde el pasado 30 de septiembre de 2017 en que la seguridad que ofrece a sus usuarios es “insuficiente”.

Esta política se encuentra ya operativa en la capital británica y, tal y como adelantó Uber, se irá aplicando en más ciudades del Reino Unido a medida que concluyan las conversaciones que están manteniendo con las policías locales.

Por otro lado, Uber declaró que contará con una línea abierta de 24 horas de atención al cliente y los usuarios tendrán acceso a mucha más información sobre los 50,000 conductores que operan en el Reino Unido.

La mejora de la imagen de la empresa ha sido una prioridad para la nueva presidenta ejecutiva, Dara Khosrowshahi, quien asumió el cargo el pasado mes de junio después de que la compañía se viera sacudida por una serie de escándalos por malas condiciones de trabajo, acoso sexual e intromisión masiva de datos.

Mientras tanto, el gerente general del Reino Unido, Tom Elvidge, insistió en que “la seguridad de los conductores y usuarios que usan Uber es una prioridad”.

“En los últimos años, hemos liderado el camino con una tecnología pionera que mejora la seguridad, como el seguimiento por GPS de cada viaje y nuestro sistema de clasificación bidireccional”, agregó el directivo.

Noticia con información de: La Vanguardia